¿Qué es el Valor Residual?

valor residual renting

 

El valor residual es uno de los factores más importantes en el renting, siendo determinante para el importe de la cuota que aparece en la oferta de renting y también en caso de que compremos el vehículo que hemos arrendado una vez finalice el contrato.

¿Cómo se determina su cálculo?

A diferencia del leasing en el que el valor residual suele ser simbólico y normalmente una cuota, las empresas de renting determinan este dato en función del valor futuro que tendrá el automóvil en el mercado una vez finalizado su periodo de contrato.

El objetivo es vender el coche por un importe igual o superior al valor residual calculado al inicio del renting.

¿Cómo influye este importe en la cuota de renting?

Cuanto mayor sea su importe, más reducida será la cuota mensual. Es en este punto donde las compañías de renting asumen uno de sus mayores riesgos, ya que un valor residual alto implica mayor precio para vender el automóvil en el mercado de ocasión.

Por el contrario, un valor residual bajo implica una cuota más alta y por tanto diferencias de precio frente a compañías rivales que el cliente valora para elegir la mejor oferta.

¿Cómo podemos conocer el importe del valor residual?

Si tenemos interés en conocer sin compromiso cual sería el valor de compra de nuestro coche de renting, podemos solicitarlo a la compañía arrendadora.

Nos enviarán un escrito indicándonos el precio de compra más los gastos de gestión que puedan haber en el momento de la misma, como son entre otros la trasferencia de titular del vehículo.

Con el importe que nos faciliten decidiremos si cuando finalice el contrato merece la pena quedarnos con el vehículo en función de su estado y el uso que le hayamos hecho. O por el contrario, contratar un renting de un coche nuevo.

Y si el importe que me ofrecen no me interesa, ¿qué opciones tengo?

En caso de no estar convencido puede ser preferible devolver el coche y contratar uno nuevo, bien sea de la misma marca y modelo u otro coche distinto que se adapte mejor a nuestras nuevas necesidades de movilidad.

Con todo lo explicado, es fácil darnos cuenta de que las empresas de renting están obligadas a tener un importante respaldo financiero que les permita asumir el riesgo del valor residual que asumen en las enormes flotas que gestionan, que pueden ser incluso de cientos de miles de coches.

Sin esa fortaleza económica la solvencia de estas empresas no estaría asegurada, con el consiguiente riesgo para todos los clientes y sus coches de renting.