Duración del Renting

La Duración del Renting

duracion renting

La duración del renting es uno de los factores importantes a tener en cuenta antes de formalizar el contrato. Incide directamente en la cuota mensual y toma como medición el tiempo en meses que tendremos el coche a nuestro servicio.

¿ Cuáles son los periodos de duración más habituales en un renting ?

Las empresas de renting suelen ofrecer contratos estándar que van desde los 12 hasta los 60 meses, con periodos intermedios de 36 y 48 meses.

Aunque  podemos decidir un número de meses distinto a los estándares establecidos:  30, 42, 54 u otra cifra que más nos interese según nuestra planificación de costes o por el número de kilómetros anuales a realizar con el vehículo.

Es importante no realizar contratos con periodos largos si el número de kilómetros por año es alto. Si se realizan al año más de 35.000 kilómetros no conviene tener el vehículo más de 48 meses o 4 años.

De esta forma, la cuota no se verá obligada a reflejar las posibles revisiones y reparaciones que nuestro vehículo pueda sufrir como consecuencia de llegar a altas cantidades de kilómetros realizados.

¿ Podemos prorrogar el contrato a partir de su finalización ?

Sí, existe la opción de prolongar el renting en el momento que finaliza. Si consideramos que el vehículo está en buenas condiciones y preveemos que su uso puede extenderse perfectamente en función de nuestras necesidades, podemos optar por solicitar a la empresa arrendadora una prórroga que generalmente se estipula en periodos de 12 meses.

La cuota de dichas prórrogas será la misma que la establecida inicialmente en el contrato, por lo que no tendremos que contemplar variaciones que afecten a nuestro control de gastos ya establecidos para ese coche.

¿Qué puedo hacer si desconozco el tiempo que voy a tener el coche?

Por otra parte, si no tenemos clara la duración del renting porque se trata de un coche que vamos a tener durante poco tiempo, podemos optar por la fórmula del renting flexible.

El renting flexible permite disponer de un vehículo por un periodo superior a tres meses y sin fecha de fin. Podemos devolverlo en cualquier momento sin que existan penalizaciones por cancelación anticipada del contrato.