¿Cuáles son las Diferencias entre Renting y Leasing?

diferencias renting leasing

Antes de incorporar un nuevo coche o furgoneta a nuestra empresa es importante tener claras las diferencias entre el renting y el leasing, de forma que podamos decidir cual es la fórmula que más nos conviene para tener ese vehículo.

¿Qué es el leasing?

El leasing es un contrato de carácter financiero que una entidad de crédito formaliza con el arrendatario para financiar la  adquisición de un bien destinado a la actividad empresarial o profesional, ya sea un vehículo, maquinaria, informática o incluso un inmueble.

Como elemento importante del leasing está la opción de compra, siendo una elección a ejercer por el arrendatario al final del periodo. El valor de dicha opción de compra suele ser el importe de la última cuota de arrendamiento, aunque  las partes tienen libertad para decidir su valor.

¿Qué repercusiones tiene para mi empresa?

El leasing sólo supone la adquisición del coche. El mantenimiento y todos los demás gastos deben ser pagados  y gestionados por el cliente, lo que supone desembolsos variables en función de tipo de gasto ( mantenimiento, reparaciones, seguro, etc )

El plazo mínimo de contratación del leasing es de 24 meses.

El leasing, la compra y el crédito requieren la activación del bien en el balance y su correspondiente amortización.

El leasing aumenta el ratio de endeudamiento de la empresa, parámetro clave que los bancos tienen muy en cuenta para la concesión de  nuevos créditos.

Principales Diferencias entre Renting y Leasing

LEASINGRENTING
Opción de compraObligatoria. Es  la última cuotaA libre elección del arrendatario
Tratamiento contableArrendamiento financiero. Contabilización más compleja.Arrendamiento operativo. Es un gasto que va a la Cuenta de Explotación.
Tratamiento fiscalAceleración del gasto fiscal en cuotas de amortización si cumple requisitos del artículo 115 Ley Impuesto Sociedades.Es un gasto totalmente deducible.
Impacto económicoReflejo del activo ( el bien ) y pasivo ( la deuda ) en el balance. La deuda perjudica la obtención de más financiación.Al ser un gasto, no se refleja en el balance.
Servicios adicionalesNo incluidos. Mantenimiento, reparaciones, neumáticos, ITV, impuesto de circulación y otros los debe gestionar y soportar económicamente la empresa. Y son gastos variables.Están incluidos en la cuota mensual. No hay gastos imprevistos.
DuraciónDuración mínima de 24 meses en bienes muebles y 10 años para bienes inmuebles aplicando régimen fiscal especial.Inexistencia de plazos prefijados, aunque lo habitual es por un mínimo de 12 meses y un máximo de 60.
Compra del vehículoSí, se ejerce la opción de compra al finalizar el periodo.Es opcional. Se puede adquirir el coche o sustituirlo por otro contratando un nuevo renting.

¿Cuál es la opción que más me conviene para mi coche de empresa?

Las ventajas que el renting ofrece están claramente por encima de las del leasing al integrar todos los servicios en una única cuota que es fija durante todo el periodo y con mayores beneficios fiscales.

Lo mejor es contemplar el coche de empresa desde el  beneficio y la comodidad que nos reportan su uso a cambio de una cuota fija y sin sobresaltos económicos, cambiándolo al final de su periodo por otro nuevo que siga cumpliendo nuestros objetivos de transporte sin preocupaciones.