Cambio de Neumáticos en el Renting

neumaticos renting

El cambio de neumáticos en el renting es un servicio que se realiza en talleres especializados que trabajan con fabricantes y marcas reconocidas en el mercado.

Estos profesionales realizarán la mencionada sustitución así como aquellos trabajos complementarios a la misma, tales como la alineación o el equilibrado.

¿Cuándo hay que realizar el cambio de neumáticos?

El momento de dicha sustitución normalmente se produce cuando la profundidad de los canales del neumático es igual o inferior a la estipulada por la normativa de Tráfico.

También puede realizarse en caso de pinchazo, reventón o al detectar un desgaste prematuro, por golpes contra bordillos o desalineación de ruedas.

Para realizar dicha sustitución el conductor contacta con el Departamento de Atención al Cliente de su empresa de renting. Este departamento será quien coordine con el taller que mejor le venga al cliente la fecha y hora más adecuadas a su agenda.

De esta forma se busca que la sustitución de neumáticos sea lo más rápida posible evitando que el coche permanezca inmovilizado más tiempo del estrictamente necesario.

¿Cómo influye este servicio en la cuota del renting?

El cambio de neumáticos en el renting viene calculado en la cuota mensual en función del número de kilómetros realizados entre dichos cambios. La norma estándar que se aplica es una sustitución completa cada 40.000 kilómetros.

Esta circunstancia puede variar en función de las necesidades del cliente y del automóvil que conduce. Un vehículo de prestaciones más deportivas probablemente necesite cambiar ruedas más a menudo que otro modelo más convencional

Existe la posibilidad de incluir en la cuota del renting los neumáticos de invierno. Este tipo de ruedas van dirigidas a aquellos vehículos cuyos clientes se desplazan por lugares de bajas temperaturas ambientales y con frecuente presencia de nieve o hielo.

En definitiva, cambiar neumáticos es un gasto necesario y en ocasiones imprevisible que gracias al renting queda incluido en su cuota mensual y siempre fija.

Esta ventaja nos ahorra desembolsos adicionales en caso de que el coche lo tuviéramos en propiedad o financiado mediante otras fórmulas como el crédito o el leasing, en cuyos casos no se permite incluir todos los gastos adicionales derivados del uso de un vehículo de empresa.

 

.